Aquellos inmigrantes que deseen obtener la ciudadanía y vivir permanentemente en los Estados Unidos tendrían que cumplir con los requisitos y las leyes existentes. La solución de la Tarjeta Roja consiste en un sistema totalmente separado diseñado para ayudar a aquellos que únicamente están interesados en trabajar en los Estados Unidos.

Los trabajadores que no son ciudadanos serían colocados en un programa separado

Una forma simple para que ellos y sus familiares entren a los Estados Unidos legalmente, para realizar un trabajo específico durante un período de tiempo específico. El programa requiere la realización de un chequeo de antecedentes penales y que el trabajador regrese a su país al finalizar su período de empleo. Es muy importante aclarar que este programa no le daría al trabajador un lugar especial en la ‘fila’ de aplicantes para la ciudadanía.

Tarjetas “Inteligentes”

Con el propósito de permitirle a estos trabajadores entrar en los Estados Unidos y establecer un  monitoreo del proceso, se les expedirá un permiso para trabajadores no-inmigrantes por medio de una tarjeta “inteligente.” Dicha tarjeta contendría una microficha con la información personal codificada del trabajador, y el mismo, sólo tendría que pasar la tarjeta por una máquina parecida a la de las tarjetas de crédito; esto le permitiría cruzar la frontera legalmente y entrar y salir cuando lo deseen; el sentirse atrapado en los Estados Unidos sin poder salir será cosa del pasado.

Controlando la Frontera

La Solución de la Tarjeta Roja ayudará a asegurar la frontera al proveer un método fácil de permitir a los trabajadores legales pasar por una revisión de antecedentes penales y entrar al país legalmente.  El resultado será que tanto el personal como los recursos de protección de la frontera podrán ser mejor utilizados ya será reducido el número de personas que tratara de cruzar la frontera ilegalmente.

La solución proviene del sector privado

La Solución de la Tarjeta Roja propone que se establezcan fuera de la frontera agencias privadas de empleo, con licencia para operar dada por el gobierno de los Estados Unidos las cuales expedirán los permisos de trabajo una vez que los trabajadores no-inmigrantes pasen una revisión de antecedentes penales. Este programa es financiado por las tarifas que pagan los aplicantes y también las empresas que están buscando trabajadores legales—no los contribuyentes. Al presentarse las oportunidades de trabajo, los empleadores las publican con su descripción por medio de las agencias de empleo; los interesados aplican para estos trabajos específicos y una vez pasada la verificación penal, el trabajador obtiene su tarjeta roja. ¿El costo de la tarjeta?  Cinco dólares.  Para los que aplican para trabajar por primera vez a los Estados Unidos, el trámite tardaría unas 48 horas. Para aquellos que ya están en los Estados Unidos y tienen que salir del país para aplicar, les tomaría 48 hora más el tiempo que tarden en viajar y regresar; pero el regreso, será un regreso por la puerta del frente, legal, con una tarjeta roja en mano.

Monitoreo

Tanto los empleadores como los agentes de Inmigración podrían verificar el status legal de los trabajadores temporales simplemente “pasando” la tarjeta por la máquina que lee la información de la tarjeta roja y comprobar que el trabajador está autorizado para trabajar en una determinada empresa.  El contratar empleados que no tengan tarjeta roja sería un acto ilegal por parte de los empleadores.

Un Control Efectivo

La mayor motivación es el interés humano. Es lo que impulsa al mercado libre. La Solución de la Tarjeta Roja utiliza este principio para crear un sistema que reduce la inmigración ilegal, produce un mejor control fronterizo y fortalece nuestra economía.